viernes, 13 de junio de 2014

Vicio

Te envuelvo con humo y una llama, similar a la mirada que inició todo, te hace estallar. Tu recuerdo se va evaporando y te convierto en luz para iluminarme las pesadillas. Te envuelvo de alquitrán, te invento un final (otro final) y te expulso de mí, convertida en cenizas y te veo a través de mí, en los contornos de una sombra en la pared de la habitación. Te envuelvo de gris para que regreses a tu cama y te aspiro todo el perfume para no extrañarte en mi madrugada. Ojalá fueras tan simple, ojalá fuera así de simple expulsarte de mi, arrancarte de mí, ojalá fuera tan fácil acabar con tu recuerdo... Encender un cigarrillo, consumirlo hasta que ya no quede nada, ni cenizas ni cicatrices, nada...Pero la historia es otra, se me impregna tu perfume hasta en las pupilas, tímidas y trémulas, entras en mi, me quitas el aire, te robas mi oxígeno, me enfermas desde adentro, y a pesar de la verdad, soy tan adicta a tu recuerdo! no puedo arrancarte de mí, no puedo dejar de fumar...te... de enfermar...me...

A veces te devoro y tengo que volver a inventarte, recrear tu figura a través del humo gris que voy largando, simulando que lo mismo sucede con tu imagen. Cuánta cobardía corriendo por mis venas. No me atreví a amarte, y ahora no puedo olvidarte.

Todo el día voy tirándote por las calles de la ciudad, dejándote a medias, consumida, sin consuelo...podría dejar de fumar, si quisiera, pero ni aún queriendo, puedo abandonar tu recuerdo...


4 comentarios:

Ce Castro dijo...

Me encanta ;)

Darko Wiggin dijo...

Cuando las personas estén hechas de oxígeno, moriremos al dejar de respirarlas.

Mientras eso no ocurra, nos quedarán cicatrices invisibles que erupcionan en forma poética maravillosa como la tuya...

lunasdeafrodita dijo...

Adicciones... la mayoría de las veces uno no es capaz de abandonar una adicción hasta que cae en lo más bajo... y otras veces aun estando en lo más bajo es más doloroso abandonar la adicción que seguir atado a ella.
Precioso texto!

Un abrazo! :)

Martina Santo dijo...

Muchas gracias a todos por su tiempo y por sus palabras, es difícil abandonar un adicción pero se puede...ya podré, je.
Abrazo para los tres...