jueves, 19 de diciembre de 2013

ya ni siquiera...

Ya ni siquiera me gustas. Creí amarte, supuse que nada volvería a ser como antes y de pronto, como esas revelaciones de la nada, ya ni siquiera me gustas. ¿Qué pasó desde ayer martes hasta hoy miércoles? No lo sé, quizás mi alma encontró la verdad, quizás entendí en una noche lo que en ciento de insomnios no había entendido: es imposible amar lo que no tenés. Porque, ¿qué estás amando? ¿qué estás acariciando, rozando, sujetando? Nada, supongo. Ya ni siquiera me gustas. ¡Qué alivio! ¡Qué bonito es respirar al pensarte! Creí que no podría empezar un nuevo año teniéndote a oscuras y resulta que la última luna llena me liberó. ¡Aleluya!

4 comentarios:

Darko Wiggin dijo...

Ya lo sabías pero supiste ponerte de acuerdo con ella... la luna llena siempre tan reveladora!

;)

Martina Santo dijo...

Darko!!! Sip, seguramente ya lo sabía, pero me gustaba la idea de la luna me liberara ;p
Besos!!!

Mery K. Ruiz dijo...

Que maravilla! me encanta! :)

Martina Santo dijo...

Mey, jojo, me alegra que te guste...Gracias...ahí pasaré por tu hogar...besos