sábado, 7 de febrero de 2015

todo lo que soy (carta perdida)

Y resulta que olvidar es una caricia...
A veces sólo necesito corroborar o refutar lo que encontré en tu mirada, entonces te espío. Quizás te vi con ojos sedientos de belleza, con ojos saturados de tristeza, siempre tengo una tristeza infinita. Y empiezo a pensar, en horas ingratas, que no tengo casi nada para ofrecerte. Suelo ser cruel conmigo misma, y a veces con los demás. Tengo toneladas de cicatrices y unas cuantas caricias. Aprendo y pierdo, me olvido y vuelvo. Quizás la gente es más feliz sin preguntarse nada, yo no puedo, yo siempre tengo preguntas, dudas, infinidad de idas y escasos regresos. Los extremos marcan mi sendero, ya no peleo contra ellos. Me emborracho de palabras y me gusta la cerveza. Leo más de lo que entiendo y desarmo laberintos buscando respuestas, buscando miradas que se asemejen a la tuya y eso es mucho más cruel de lo que parece. Muchas más veces de las que quisiera, la soledad me pierde, me toma de las pestañas y me lleva a caminar por lugares extraños donde casi nadie puede seguirme.

Colecciono abrazos y almanaques. No sé llorar. Tengo más memoria que libros, lamentablemente. Me encanta el silencio compartido y no soporto la mentira. Verás, la mentira me quiebra, me parte, me reduce, me opaca, es una frontera inquebrantable entre mi amor y mi olvido.

Me desborda la ternura cuando encuentro brillo propio en las miradas, me tientan de abrazos, no sé, suelen decirme que estoy loca, quizás lo esté. Hay tantas cosas que no puedo explicar.

Pierdo muchas veces el sentido y los estribos, las llaves y el amor, el encendedor y la cordura. Pero siempre me aparto del mundo y mi habitación suele ser un refugio pequeño pero gigante donde cabe toda mi locura, evito el contagio y el tener que dar explicaciones. A veces soy un fantasma, tengo un síndrome raro de mutismo y desaparición. ¿Ves? no tengo mucho para ofrecerte, lo poco bueno ni siquiera sé si es bueno.

Pero, sí, pero si te atreves a mirarme podrías ser mi sombra en la habitación, el cigarrillo en mis manos y hasta podrías ser el ángel que me acaricia mientras duermo. Y yo podría acariciarte hasta que te quedes dormida, contemplarte y cuidarte los sueños, ser un soldado de tus sueños. Podría ser el otro hueco de la almohada, un pliegue de la sábana, podrías ser mi silencio si me permitieras conocerte. Vos podrías ser mi otro lugar en el mundo, una grieta en la soledad que me carcome pero no me consume.

(tus ojos tienen un milagro)


Mis demonios se aferran al borde de mi cama y cada tanto me hacen naufragar en aguas turbulentas de espanto. 
Si conocieras mis tormentas, quizás podrías convertirte en un refugio.

Estoy cansada de la gente con buenas intenciones y malos métodos. A veces es más simple hacer las cosas bien que hacerlas mal...se me hinchan los ojos por soñar despierta, por leer, por amar sin armas y sin escudos.
Me gusta el frío, la lluvia, me declaro enamorada para siempre de la neblina. Tengo sueños intactos y otros cumplidos, amores negados, tristezas infinitas, ausencias que ahogan y también tengo varias gotas de cobardía corriendo por mis venas. Acumulo fracasos, versos pobres y migajas de cielos estrellados. La oscuridad de la noche me atrae más que la claridad del día. A veces me olvido que tengo sombra. Prefiero pedir amor antes que perdón, no sé más qué contarte para que te atrevas a conocerme o a ignorarme...
Sólo le temo al olvido pero me olvido hasta de respirar cuando no tengo respuestas. 

Me duelen los huesos y el amor, las manos de caricias a ciegas, los ojos de miradas perdidas, la boca de besos a tientas, la mala memoria de los que dijeron amarme.

¿Te diste cuenta que todo se desvance al amanecer? es una burla, un absurdo que cada mañana todo vuelve a empezar mientras yo sigo sumergida en el hueco de una mirada que no me mira...


2 comentarios:

Ady Alonit dijo...

pues a mí me ha gustado,nadie podrá quitarte lo que eres,y lo lamentas dulcemente,besos!

Martina Santo dijo...

Bueno, me alegro que te gustara. Gracias!! ya he pasado por tu blog, muy bonito e interesante. besos