domingo, 23 de marzo de 2014

Que no se atreva...

Hace frío por acá, el invierno quiere llegar antes que el otoño. Espero que no se atreva, tengo una cita pendiente con la neblina, desde el año anterior. Me hace falta, sobre todo cuando faltas. Mañana cuando amanezca, estaré pensando en vos. Recuerda: todos se han ido, todos se van, vos permanecés. Intacto. Inmóvil. ¿Tú o tu recuerdo? Necesito de la neblina. (También te estaría necesitando a vos, a ver si uno de estos meses te enteras que sigues siendo mi mundo). 

2 comentarios:

Samuel Álvarez dijo...

Hola amiga, qué nostálgicos andamos siempre... Aquí acaba de dejarnos el invierno abriendo paso a la primavera; quizá así se olvide uno, con el canto de los pájaros y las verdes aceras, que no estamos solos, y que siempre nos queda la esperanza, al menos. Tu neblina quizá llegue, o quizá no, pero el otoño lo hará, y el invierno pasará algún día, y se marcharán los pájaros de aquí para ir a cantar allá, y seguirá la vida. Quizá entonces se entere que sigue siendo tu mundo, o quizá se lo digas tú.

Abrazo.

Martina Santo dijo...

Sam!!! ya te extrañaba!!! también extraño leerte!!!
Nunca estamos solos, y eso es un gran consuelo. Mi neblina ha llegado!! je
Y no creo que se lo diga yo, bueno, quizás no todavía :-)
Abrazosssss